La Dama de las Camelias

7. agosto 2010

1 Comentario

Alejandro Dumas

———————

La Dama de las Camelias

I

A mi juicio, no se pueden crear personajes sino después de haber estudiado mucho a los hombres, como

no se puede hablar una lengua sino a condición de haberla aprendido seriamente.

Como no he llegado aún a la edad de inventar, me limito a relatar.

Exhorto, pues, al lector a que se convenza de la realidad de esta historia, cuyos personajes, a excepción

de la heroína, viven todos aún.

Por otra parte, hay en París .testigos de la mayor parte de los hechos que aquí recojo, y que podrían

confirmarlos, si mi testimonio no bastara. Por una circunstancia particular sólo yo podía escribirlos, porque

sólo yo fui el confidente de los últimos detalles, sin los cuales hubiera sido imposible hacer un relato

interesante y completo.

Continuar leyendo…

¬ Publicado por Rincón de Amistad en El Rincón de los Libros, Libros Publicados

La mujer del collar de terciopelo

7. agosto 2010

0 Comentarios

Alejandro Dumas

———————

La mujer del collar de terciopelo

(Mil y un fantasmas)

I. EL ARSENAL

El 4 de diciembre de 1846, mi navío se hallaba anclado en la bahía de Túnez desde la víspera; me desperté hacia

las cinco de la mañana con una de esas impresiones de profunda melancolía que ponen los ojos húmedos y el pecho

hinchado para todo un día. Esa impresión procedía de un sueño.

Salté al pie de mi catre, me puse un pantalón, subí al puente y miré al frente y a mi alrededor. Esperaba que el

maravilloso paisaje que se desarrollaba ante mi vista apartase mi espíritu de esa preocupación, más obstinada

precisamente porque tenía una causa menos real.

Continuar leyendo…

¬ Publicado por Rincón de Amistad en El Rincón de los Libros, Libros Publicados

Cumbres Borrascosas

7. agosto 2010

1 Comentario

Emily Brontë

—————–

Cumbres Borrascosas

CAPÍTULO PRIMERO

He vuelto hace unos instantes de visitar a mi casero y ya se me figura que ese solitario vecino va a

inquietarme por más de una causa. En este bello país, que ningún misántropo hubiese podido encontrar más

agradable en toda Inglaterra, el señor Heathcliff y yo habríamos hecho una pareja ideal de compañeros.

Porque ese hombre me ha parecido extraordinario. Y eso que no mostró reparar en la espontánea simpatía

que me inspiró. Por el contrario, metió los dedos más profundamente en los bolsillos de su chaleco y sus

ojos desaparecieron entre sus párpados cuando me oyó pronunciar mi nombre y preguntarle:

-¿El señor Heathcliff?

Él asintió con la cabeza.

Continuar leyendo…

¬ Publicado por Rincón de Amistad en El Rincón de los Libros, Libros Publicados

Alas Rotas

7. agosto 2010

0 Comentarios

GIBRÁN KHALIL GIBRÁN

—————————–

ALAS ROTAS (1912)

PREFACIO

Tenía yo dieciocho años de edad cuando el amor me abrió los ojos con sus mágicos rayos y

tocó mi espíritu por vez primera con sus dedos de hada, y Selma Karamy fue la primera mujer

que despertó mi espíritu con su belleza y me llevó al jardín de su hondo afecto, donde los días

pasan como sueños y las noches como bodas.

Selma Karamy fue la que me enseñó a rendir culto a la belleza con el ejemplo de su propia

hermosura y la que, con su cariño, me reveló el secreto del amor; fue ella la que cantó por vez

primera, para mí, la poesía de la vida verdadera.

Continuar leyendo…

¬ Publicado por Rincón de Amistad en El Rincón de los Libros, Libros Publicados

Crimen y Castigo

6. agosto 2010

0 Comentarios

FIODOR DOSTOYEVSKI

————————–

CRIMEN Y CASTIGO

PRIMERA PARTE

I

Una tarde extremadamente calurosa de principios de julio, un joven salió de la reducida habitación que tenía alquilada en la

callejuela de S… y, con paso lento e indeciso, se dirigió al puente K…

Había tenido la suerte de no encontrarse con su patrona en la escalera.

Su cuartucho se hallaba bajo el tejado de un gran edificio de cinco pisos y, más que una habitación, parecía una alacena. En cuanto

a la patrona, que le había alquilado el cuarto con servicio y pensión, ocupaba un departamento del piso de abajo; de modo que nuestro

joven, cada vez que salía, se veía obligado a pasar por delante de la puerta de la cocina, que daba a la escalera y estaba casi siempre

abierta de par en par. En esos momentos experimentaba invariablemente una sensación ingrata de vago temor, que le humillaba y daba

a su semblante una expresión sombría. Debía una cantidad considerable a la patrona y por eso temía encontrarse con ella. No es que

fuera un cobarde ni un hombre abatido por la vida. Por el contrario, se hallaba desde hacía algún tiempo en un estado de irritación, de

Continuar leyendo…

¬ Publicado por Rincón de Amistad en El Rincón de los Libros, Libros Publicados

Madame Bovery

6. agosto 2010

0 Comentarios

Gustave Flaubert

———————

MADAME BOVERY

PRIMERA PARTE

CAPÎTULO PRIMERO

Estábamos en la sala de estudio cuando entró el director,

Es eguido de un «novato» con atuendo pueblerino y de un celador cargado con un gran

pupitre. Los que dormitaban se despertaron, y todos se fueron poniendo de pie como si

los hubieran sorprendido en su trabajo.

El director nos hizo seña de que volviéramos a sentarnos; luego, dirigiéndose al

prefecto de estudios, le dijo a media voz:

-Señor Roger, aquí tiene un alumno que le recomiendo, entra en quinto. Si por su

aplicación y su conducta lo merece, pasará a la clase de los mayores, como corresponde a

su edad.

Continuar leyendo…

¬ Publicado por Rincón de Amistad en El Rincón de los Libros, Libros Publicados

Ana Karenina

6. agosto 2010

0 Comentarios

León Tolstoi

—————-

Ana Karenina

PRIMERA PARTE

I

Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para

sentirse desgraciada.

En casa de los Oblonsky andaba todo trastrocado. La esposa acababa de enterarse de que su marido

mantenía relaciones con la institutriz francesa y se había apresurado a declararle que no podía seguir

viviendo con él.

Semejante situación duraba ya tres días y era tan dolorosa para los esposos como para los demás

miembros de la familia. Todos, incluso los criados, sentían la íntima impresión de que aquella vida en

común no tenía ya sentido y que, incluso en una posada, se encuentran más unidos los huéspedes de lo que

ahora se sentían ellos entre sí.

Continuar leyendo…

¬ Publicado por Rincón de Amistad en El Rincón de los Libros, Libros Publicados

El Conde de Montecristo

6. agosto 2010

0 Comentarios

Alejandro Dumas

———————-

El Conde de Montecristo

PRIMERA PARTE

EL CASTILLO DE IF

Capítulo primero

Marsella. La llegada

El 24 de febrero de 1815, el vigía de Nuestra Señora de la Guarda dio la señal de que se hallaba a la

vista el bergantín El Faraón procedente de Esmirna, Trieste y Nápoles. Como suele hacerse en tales

casos, salió inmediatamente en su busca un práctico, que pasó por delante del castillo de If y subió a

Continuar leyendo…

¬ Publicado por Rincón de Amistad en El Rincón de los Libros, Libros Publicados

El Tulipán Negro

6. agosto 2010

0 Comentarios

Alejandro Dumas
———————

El Tulipán Negro
1
I
Un Pueblo Agradecido
El 20 de agosto de 1672, la ciudad de La Haya, tan animada, tan blanca, tan coquetona que se diría
que todos los días son domingo, la ciudad de La Haya con su parque umbroso, con sus grandes árboles
inclinados sobre sus casas góticas, con los extensos espejos de sus canales en los que se reflejan sus
campanarios de cúpulas casi orientales; la ciudad de La Haya, la capital de las siete Provincias Unidas,
llenaba todas sus calles con una oleada negra y roja de ciudadanos apresurados, jadeantes, inquietos,
que corrían, cuchillo al cinto, mosquete al hombro o garrote en mano, hacia la Buytenhoff, formidable
prisión de la que aún se conservan hoy día las ventanas enrejadas y donde, desde la acusación de asesinato
formulada contra él por el cirujano Tyckelaer, languidecía Corneille de Witt, hermano del ex
gran pensionario de Holanda.

 

Continuar leyendo…

¬ Publicado por Rincón de Amistad en El Rincón de los Libros, Libros Publicados

Los Miserables

5. agosto 2010

0 Comentarios

Victor Hugo

—————

LOS MISERABLES

PRIMERA PARTE

FANTINA

LIBRO PRIMERO

Un justo

I

Monseñor Myriel

En 1815, era obispo de D. el ilustrísimo Carlos Francisco Bienvenido Myriel, un

anciano de unos setenta y cinco años, que ocupaba esa sede desde 1806. Quizás no será

inútil indicar aquí los rumores y las habladurías que habían circulado acerca de su

persona cuando llegó por primera vez a su diócesis.

Lo que de los hombres se dice, verdadero o falso, ocupa tanto lugar en su destino, y

sobre todo en su vida, como lo que hacen. El señor Myriel era hijo de un consejero del

Parlamento de Aix, nobleza de toga. Se decía que su padre, pensando que heredara su

puesto, lo había casado muy joven. Se decía que Carlos Myriel, no obstante este

Continuar leyendo…

Página 2 de 3123