LEVANTATE A CONQUISTAR

8. noviembre 2008

1 Comentario

-Amado Nervo

 

La conquista de almas es la conquista por excelencia.  Diariamente debes levantarte con el propósito de conquistar a todos aquellos de tus hermanos con quienes el destino te ponga en contacto.

A unos los conquistarás con tus palabras amables, a otros con tus miradas afectuosas, a los de más allá con tus servicios.  Sé un don Juan de almas.  Deja en cada una de las que encuentres una huella de luz.

Además de la íntima alegría de estas conquistas, podrás, merced a los que te quieren, hacer mucho bien.  El hombre que tiene amigos es todopoderoso para la caridad.  Lo que él no puede dar, por amor a él lo darán con placer los otros.  Lo que él no puede hacer, por amor a él otros lo harán sonriendo.

Multiplicará insensiblemente los dulces recursos y las fuerzas eficaces que le son necesarios, y podrá amar doblemente a los tristes y a los pobres.  Con su amor y con el amor de todos los corazones conquistados.

¬ Publicado por LF en El Rincón de los Libros

TEOLOGIA INFANTIL

7. noviembre 2008

1 Comentario

   

 TEOLOGIA INFANTIL

Lector, ¡hasta de teólogo haré alarde! 
Con Juan, con Margarita y con María
Tuve ayer, a las cuatro de la tarde
Una gran discusión de teología.

Nunca estudié esa ciencia ni me viste 
En tratos con los sabios tonsurados
Ni tuve como muchos “noche triste”
Ni conozco los cánones sagrados.

Pero tienen los niños unas cosas
Y hacen tales preguntas a su modo,
Que entre muchas misiones peligrosas
Tiene un papá la de explicarles de todo.

Pregunta existe que en su fondo encierra
Un gran caudal de ciencia comprimida
¿Por qué nacen los hombres en la tierra?
¿Cómo vienen los hombres a la vida?

¿Quién ha clavado el Sol en el espacio?
¿Quién construyó tan alta una montaña?
¿Por qué enferma el que vive en un palacio
Y está sano el que habita la cabaña?

Y otras cuestiones con diversos temas
Sacados de dos mil filosofías
Que llaman en las cátedras problemas
Y en el hogar se llaman niñerías.

La primera razón en ciencias y artes
La inquiere el niño en la materna falda.
¿Dónde está Dios? –pregunta- En todas partes
(tal dice el catecismo de Ripalda).

Pero esto que al principio satisface
Por ser la solución fácil y nueva,
Después no le conforma y no le place,
Busca el último análisis, la prueba.

Ayer, hablando en el idioma llano
Que en nada amengua el paternal respeto
Después de que Margot tocó en el piano
Un fácil pot-pourri de Rigoleto,

Se vino a mí con intención pensada
Y así como entre veras y entre chiste,
Me dijo, en mis rodillas apoyada:
Tú me vas a probar que Dios existe.

Ante cuestión tan ardua, lo confieso,
Me sentí confundido, anonadado
Y por ganar el tiempo, le di un beso,
Crucé la pierna y me quedé callado.

Margot me contemplaba con fijeza
Y sin chistar, pendiente de mis labios,
Creyendo al ver desnuda mi cabeza
Que cuantos calvos hay, todos son sabios.

Oyeron sus hermanos la pregunta
Y dejando muñecas y tambores
Sentados gravemente, como en junta
A discutir se sientan los doctores.

Me clavaron cual dardos sus miradas
Y con gran confusión, perdido el tino,
Diserté con razones no pensadas
Sobre la Summa de Tomás de Aquino.

¿La razón natural? No era argumento,
¿Intuición? ¡Qué misterio tan profundo;
Era preciso hallar en el momento
Lo que entiende y acepta todo el mundo!

-Mira, dije a Margot, tienes delante
Los papeles que Juan llenó de trazos,
Con ellos voy a hacer en un instante 
Más de dos centenares de pedazos.

Llévalos y con ellos en tu alcoba
Formas una montaña de manera
Que no pueda ni el viento ni la escoba
Cambiar su forma ni sacarlos fuera.

Con gran seguridad, el caso es grave,
Tapas puertas, rendijas y ventanas
Y sin prestar ni a tu papá la llave
Dejamos que transcurran dos semanas.

El término se vence, llega el día
En que abrimos la puerta con anhelo 
Y encontramos tú y yo, Juan y María,
Regados los papeles en el suelo.

¿Quién podrás figurarte que habrá sido?
Dije aquí terminando mis razones
Y los tres declarándome vencido
Exclamaron en coro: -¡Los ratones!

-Los ratones, muy bien, pero si hallamos
Que con esos pedazos que pusiste
Se ha formado en la alfombra que pisamos
Un letrero que dice: “Dios existe”.

¿Diréis que los ratones lo pusieron?
¿Diréis que el viento lo escribió a su paso?
Diréis que los papeles se movieron
O que el letrero lo formó el acaso?

Y me responde Juan, que es el más tuno,
Con infantil serenidad que arroba:
-Ese letrero nos lo puso alguno
Que sabiendo escribir entró en la alcoba.

-Ya, sólo alguno que escribir supiera
Y que pudiese entrar, muy bien lo has dicho;
Nada pudiera ser de otra manera
Ni las cosas se forman al capricho.

Pues todo en negra alcoba imaginaos
Que estuvo en el desorden más profundo,
Y en esa alcoba oscura que fue el caos
Pusieron un letrero que fue el mundo.

¿Quién entró allí dejándonos por huellas
fértiles tierras, montes seculares,
brillando en el espacio las estrellas,
Rugiendo siempre los profundos mares?

¿Quién encendió allí el sol? ¿Quién hizo al hombre?
¿Quién le dio voluntad y pensamiento?
¡Pues ese es Dios! Se encierra en este nombre
Cuanto ignoran la ciencia y el talento.

No sé cómo será, nadie lo sabe,
Está del hombre en la conciencia escrito,
Y no hay astro ni flor que no le alabe
Con su luz o su aroma en lo infinito.

No hay obra sin autor, y el que ha creado
Cuanto de forma y de color reviste,
Ese se llama Dios y está velado
A los ojos del hombre, ¡pero existe!

-Juan de Dios Peza

 

¬ Publicado por LF en El Rincón de los Libros, Poesías

Recuerdos del Hogar

5. noviembre 2008

3 Comentarios

   
RECUERDOS DEL HOGAR
 

         Era una tibia tarde de otoño de un día como hoy, hace algún tiempo atrás. Yo tenía casi cuatro años y aún recuerdo el olor a desinfectantes, los algodones, las tijeras, el ir y venir de los mayores, el nerviosismo… y por último  ¡el regalo de la Cigüeña! 
Una preciosa hermanita envuelta en pañales… No hay delicias que se puedan comparar a las del hogar. 
         Con razón dijo el poeta:
                  “¡El hogar es un templo!  Los pesares
                  Que da en su derredor la turba impía
                  Se convierten, llegando a sus altares,
                  En gérmenes de paz y de alegría.
                  Amarse en el hogar, lejos del rudo
                  Embate de la envidia y los rencores
                  Es tener siempre invulnerable escudo
                  Y un bálsamo en los íntimos dolores”.
         Siempre me emociono de una manera indescriptible cuando traigo a mi memoria los recuerdos del hogar paterno.  Y me digo: si así nos llena de dicha el hogar terrenal ¡cómo será cuando estemos en el hogar celestial junto a nuestro Padre Dios, y un sinnúmero de hermanos amados! 
         “Hermanos” –como dijera alguien-  “en lo dulce y en lo amargo.  Siempre unidos, siempre amados… Aprendimos a escucharnos y a entendernos sin mirarnos”.
         A mi querida hermana y amiga Milca Almeida, quien nació aquel  5 de Noviembre, un día como hoy, “hace algún tiempo…”  Yo le deseo de todo corazón la bendición de Dios  y su divina gracia siempre en su
vida y en su hogar.  

¡Felicidades Milquita!
   

¬ Publicado por LF en El Rincón de los Libros

UNA ORACIÓN CONTESTADA

30. octubre 2008

6 Comentarios

 

Aquel sábado en la mañana, mi amiga se levantó como siempre, contenta de que Dios hubiera separado un día para que el hombre descansara de las fatigas de una larga semana.  Se arregló para ir al culto y pensó:  “Quizás no cante hoy porque no preparé nada”. Y ya iba a salir hacia el templo, cuando de pronto decidió regresar a su cuarto y buscar una música de acompañamiento, “por si acaso”.

           En el programa de la noche anterior, el pastor había anunciado que ese día habría un bautismo.  Un niño de sólo trece años de edad había decidido ser sumergido en las aguas del bautismo para dar su primer paso hacia la salvación.

           A medida que el culto avanzó, mi amiga, quien es una ferviente adoradora, no pudo reprimir sus deseos de alabar a Dios y se levantó a cantar cuando la llamaron.  Inmediatamente se escucharon efusivos aplausos que provenían de atrás.  Los que se decidieron a mirar vieron al niño que iba a ser bautizado de pie emocionado, glorificando a Dios por la canción.

          Al finalizar el culto, la madre del niño vino y muy emocionada explicó:  “Ese himno que cantaste, fue una oración contestada”  Anoche cuando el niño oraba le oí decir:  “Señor, permite que la hermana Judith cante antes de mi bautismo:  “¿Qué haría Sin Ti?”

          Por eso el Salmista decía:  “Tú oyes la oración: A ti vendrá toda carne” (Salmo 65:2)

 

¬ Publicado por LF en El Rincón de los Libros

Todo por una Sonrisa

29. octubre 2008

2 Comentarios

Mis queridas,

Como sé que todavía esta página es algo así como semi-privada (porque son muy pocos los que conocen su existencia) me voy a atrever a hablarles con mucha familiaridad.

Aunque ninguna se ha dignado preguntarme por qué es que a las entradas de Liccy no le crecen las letricas (claro entiendo que han estado muy “arrinconadas”.  Por eso es que las entradas de Milca, de Judith, de Merari y de Dunia están tan grandotas)

Creéanme que me siento en la obligación de explicarles el por qué. 

Sucede que en la casa por más que corra del laundry a la cocina, de la cocina a los cuartos, de los cuartos a los baños y de los baños otra vez a la cocina… no hay manera de que pueda sacar unos minutos para entrar a nuestro amado rincón.  En el trabajo no tengo Internet.  ¿Qué hacer entonces? 

No podía contener los suspiros (sobre todo frente a mi esposo) ¿Para qué quería un rincón en la red si no podía entrar en él?  Al fin, después de unos larguísimos tres días, mi esposo que es bastante inteligente pensó de esta manera: “Es mejor gastarse unos centavos que acabar despedazado en un rincón de mujeres”.

Así es que puso fin a mis sufrimientos resolviendo el problema.  ¡Felicítenme, ya puedo entrar a la red en mi trabajo! 

Cuando al fin pude entrar quedé extasiada entre los tesoros y las perlas. Me deleité con la música y las poesías.  Me encanté con los consejos y las reflexiones.  Pero cuando llegué a las recetas me dí cuenta de una cosa, ¡todas se habían confabulado contra mí! 

Pues les explico:  Leí en alguna parte, no me acuerdo dónde (¡si pudiera recordar les pondría una demanda!) que si una se pasaba tres días a fruta, rejuvenecía, se sentía más fuerte, perdía las libras que tenía de más y aunque al principio sentiría un poco de hambre, después del primer día todo estaría bien. ¿Quién no se iba a sentir tentado a hacerlo?

Allá fui a comprar peras y manzanas.  Amigas, puedo probar perfectamente que nada era verdad. Pero lo que más me ha molestado es que en el rincón de nuestra amistad, que se suponia iba a ser “un remanso en la fatiga de las luchas de la vida” no hay una página en la que no encuentres una mesa bien preparada, un exquisito manjar, una cena detallada hasta en sus más mínimos detalles.  Un pavo asado que hasta se le veía el humito.  Panecillos recién horneados… rollos de aguacate y ¡hasta zanahorias! 

¿Se acuerdan de la mujer que se puso a dieta y tuvo alucinaciones. Que veía a un pollo danzando frente a ella y terminó de muy malas pulgas…?  Bueno, ya hubiera querido yo que fuera un pollo.  Yo puedo asegurar que frente a mí han bailado dos vacas, un toro y varios pescaditos. Además el pavo de la cena de Merari salió y provocó a mis tripas al punto de hacerlas chillar. ¡Qué manera de ser guanajo!

Las vacas y el toro hablaban algo de filete miñón, de falda para ropa vieja, hasta me preguntaron si quería las patas para hacerlas con garbanzos, y con una voz chillona me dijeron: “A que no sabes hacer el rabo como Milca”.  Los aguacates se atrevieron a brincar frente a mi. Y los panes… ¡para qué decir! Esto no ha sido fácil amigas, les he cogido una mala voluntad que me los tragaría vivos.  Un deseo horrible de empanizar a los pescados y meterlos en manteca caliente…

Para ponerle la tapa al pomo, hubo alguien que nos envió el cantico de la gallina Piruleta que dice:  “Tiene las patas de alambre porque pasa mucho hambre y la pobre está todita desplumada….”  ¡En mi vida habia oido una burla más horrible!”. 

 

Sepan que yo, a pesar de haber sufrido tanto, las perdono, recordando que “en el jardín del amor, el perdón es una flor natural”.  Estoy dispuesta a hacer engordar a mis letricas.  Y aunque todavía pienso que le echaron alguna magia a todas esas comidas (porque no me las puedo quitar de la cabeza) no crean que estoy loca como la gallina.  Sino que ha sido… Todo Por Una Sonrisa.

 

¬ Publicado por LF en El Rincón de los Libros

Dulce Oración

22. octubre 2008

2 Comentarios

 

Dulce Oración

Dulce rincón
Que revela tu faz
Hermosa oración
Donde inunda tu Paz

.

Placer matutino
Que embriaga de Dios
Y vuelvo a ser niña
Cuando escucho tu voz

Preciosas noticias
recibo señor,
con tus caricias
Me lleno de amor

.

Me trae el perdón
Envuelve mi ser
Cuan dulce oración
Donde vuelvo a nacer

.

Patricia J. Olivera Costilla

¬ Publicado por LF en El Rincón de los Libros

Página 12 de 12« Primera...89101112