A Todos Los Sedientos…

23. abril 2010

Fuente de agua ¡VENID A LAS AGUAS!

Hay pocas cosas en este mundo que se puedan adquirir gratuitamente, y por más insólito que parezca, le damos más importancia a las cosas que más nos cuestan. ¿Será ese el motivo porque tantos rechazan el evangelio? Sin embargo, cuando vemos que no tenemos nada, que el mundo nos rechaza, que no podemos con la carga y todo tambalea a nuestros pies. Cuando entendemos que esta vida es “un pestañeo entre dos eternidades”, y nos encontramos sin esperanza, hambrientos y sedientos… Estas palabras del amante salvador suenan como una música celestial en nuestros oídos. “El que tiene sed venga. Y el que quiere, tome del agua de la vida de balde”. (Apoc. 22:17

Así es de sencillo amigo, ¡Ven! No hace falta preparación académica, no necesitas buena apariencia, ni dinero, ni siquiera recomendaciones por tus virtudes, ni buenos sentimientos, ni buenas obras, pero si tienes sed, entonces ¡Ven a las aguas!

Tal vez no tienes ninguna creencia, o no sientes arrepentimiento. Quizás piensas que no eres pecador porque no le has hecho daño a alguien. Pero de todas maneras si sientes sed, necesidad de algo que refresque tu interior, ven a las aguas. Dios te va a dar el entendimiento a medida que escuches Su palabra para que te arrepientas y seas salvo.

Las fuentes de agua están en cada iglesia, en cada institución cristiana que guarde la palabra de Dios.  No podemos imaginarnos a alguien que llegue hasta allí y diga que no puede tomar porque no tiene dinero o méritos. Tú puedes venir tal como estás a tomar del agua de la vida, sin dinero y sin precio. Jesús se da a Sí mismo a los que lo necesitan, porque El es la fuente que salta para vida eterna.

No importa lo pobre que sea el hombre, allí está la fuente, y así tal como él es, debe allegarse a ella y tomar. No importa cómo sea tu apariencia, cómo vengas vestido, adonde vives o qué tipo de carro manejas. Ahí está el agua, Jesucristo mismo ha provisto el refrescante vaso.

Cuántos hay que van por la vida con labios resecos, muy vanidosos para venir a Cristo, muy superiores para saciar la necesidad del alma en el mismo lugar en donde se convirtió el ladrón, el pobre, el miserable… el que no sabe hablar, el que no tiene grandes conocimientos –“¿No hay otro camino a la vida que ese? Entonces me salvaré de otra manera”. ¡Pobre de ellos, nunca hallarán el agua que sacia la sed! . Porque tratarán de tomar en “cisternas rotas”: “Dos males ha hecho mi pueblo: dejáronme á mí, fuente de agua viva, por cavar para sí cisternas, cisternas rotas que no detienen aguas”. (Jer 2:13) “Mirad que nadie os engañe” –dijo Jesús- Nadie puede comprar un perdón o una bendición o un milagro. “Venid y tomad sin dinero y sin precio”.

7 Comentarios en 'A Todos Los Sedientos…'

  1. Judith Dijo 23. abril 2010 : 11:03 AM:

    Querida Liccy, ¡Qué invitación tan preciosa! Cuánta bendición se recibe al aceptarla… Si la gente supiera, si pudieran entender la frescura y renovación que sentirían en el espíritu y alma al acercarse a la fuente de agua viva… correrían. Siempre oro por los que no entienden, por los que desprecian la invitación, por aquellos que aunque desde su nacimiento estuvieron cerca, no comprendieron… ¡qué dolor siento por ellos! Dios permita que antes de que sea demasiado tarde, sean abiertos sus ojos y sus oídos espirituales y puedan aceptar la invitación. Besitos

  2. elizabeth la lova Dijo 23. abril 2010 : 4:45 PM:

    Liccy que manera de usarte Dios en esto dias oraba por sisy con muchao dolor y me hicistes recordar cuando la conosi en miami todabia recuerdo cuando cantaba ese himno con abel mi hermano querido por favor oren por ella mucho nadie puede ocupar su lugar que las aguas de Cristo la alcancen la lova chao

  3. zandra Dijo 23. abril 2010 : 5:04 PM:

    Liccy !que manera, te has pasado! que escrito mas bueno de verdad felicidades, hoy he visto coronar a mi familia de una manera especial con una de mis sobrinas mayores dandole Dios un buen trabajo permitiendole guardar el sabado como Dios manda y eso fue porque ella vino y bebio de las aguas cristalinas y puras que Cristo le estaba ofreciendo y ella por su juventud y querer APROVECHAR el tiempo no las queria,hasta que llego el día en que Dios le dio a entender que lo estaba desaprovechando y hoy vive feliz porque la aguas han calmado su sed. Que lindo Liccy Dios te bendiga ese himno no me canso de oirlo gracias a Francis que tubo a bien ponerlo para que podamos gozarnos con el, un fuerte abrazo y feliz sabado

  4. Merari Dijo 25. abril 2010 : 12:35 AM:

    Liccy gracias por esta hermosa invitación, el Señor lo único que quiere es que nos inclinemos y bebamos de esa agua que refresca el alma, tantos que vagan en este mundo fatigados y cansados si tan solo bebieran, mitigarían su sed, hay tantas cisternas vacías, pero Cristo es un manantial inagotable.
    Recibe un fuerte abrazo mio

  5. Grisel Dijo 25. abril 2010 : 1:48 AM:

    Liccy que finura de escrito,mil felicidades,y que recuerdos tan gratos nos trae este bello himno.Dios te bendiga.Besitos.

  6. Liccy Dijo 25. abril 2010 : 10:09 AM:

    Queridas amiguitas, Judith, Elizabeth, Zandra, Merari y Grisel, muchas gracias por sus lindos y cariñosos comentarios, y mil gracias también por leer mis escritos. Las quiero y les deseo muchas bendiciones,
    Un abrazo

  7. Milca Dijo 26. abril 2010 : 1:57 PM:

    Liccy gracias por esta invitación tan especial que haces para todos los que se encuentran sedientos. Sabemos por experiencia propia que es de la única manera que nuestra sed será saciada, acudiendo a la fuente inagotable que es nuestro Señor Jesucristo. Te quiero.

Enviar Comentario