De Nuestro Anecdotario…

25. junio 2009

el-valor-del-tiempo

Un obrero en Inglaterra estuvo colgado del minutero de un reloj de torre durante cinco minutos de febril angustia.  Estaba reparando el reloj de un hospital cuando una corriente de aire derribó el andamio de madera en que estaba parado.  El obrero apenas tuvo tiempo para asirse del minutero.  Estaba a una altura de veinte metros del suelo.

 

La manecilla del reloj de un metro de largo, fue bastante fuerte para sostenerlo, mientras él gritaba pidiendo auxilio.  Sus compañeros corrieron con una escalera y lograron salvarlo.

 

Amigos, hay que asirse del tiempo y no dejarlo pasar. La vida es muy frágil y muy bien pudiera ser este tu último día o el de algún ser querido, de alguno que está a tu lado, tu amigo, tu compañero de trabajo… 

 

No esperes hasta mañana para demostrarle tu cariño, tu comprensión…  No pierdas esos valiosos momentos que te quedan, en querellas o fruslerías.   ¿Por qué lamentar después que el otro se haya ido?   Debe ser horrible el dolor del remordimiento.  Atrévete a ser amable, ¡empieza hoy!

 

Hay personas solas o enfermas para quienes una llamada puede ser una afirmación a la vida.  Unas palabras de aliento pueden renovar la esperanza en la lucha diaria.  Sazona día a día tu existencia y la de los otros con esos pequeños detalles, aunque en las relaciones no hay cosas pequeñas, únicamente existen las que se hicieron y las que se quedaron en buenas intenciones… 

 

Esta hermosa canción me ha llevado a la reflexión.  No quiero sentirme agobiada en el silencio de la noche por haber borrado la sonrisa de algún rostro.  Únete a mí en este propósito hoy.   Haremos la vida de los nuestros más agradable y sentiremos una satisfacción inmensa.

3 Comentarios en 'De Nuestro Anecdotario…'

  1. Judith Stone Dijo 25. junio 2009 : 10:53 PM:

    Querida Liccy, ¡qué importante reflexión! y cuando escuché el himno, no pude contener las lágrimas. Gracias por compartir… Besitos

  2. Merari Dijo 25. junio 2009 : 11:57 PM:

    Liccy ¡Que belleza!
    Gracias por compartir esta anécdota tan importante con nosotros
    Es hermoso ese himno y todo lo que escribiste nos lleva a la reflexión.
    Recibe un fuerte abrazo

  3. dD Dijo 26. junio 2009 : 12:56 AM:

    ¡Tiatiti, ‘tas acabando! jajaja
    Qué lindo todo lo que nos dices y el himno está buenísimo. Me hace falta vivirlo.
    Un beso.

Enviar Comentario