DE NUESTRO ANECDOTARIO…

8. junio 2009

el-milagro-de-la-vidaGracias por el Milagro de la Vida

         Mi padre, a los 82 años de edad, se sometió a una operación quirúrgica tan seria que yo estaba segura de que no sobreviviría. Pero sí sobrevivió.  Dios hizo una vez más el milagro… En uno de los momentos que pasamos con él algunos de sus hijos, cuando lo estaban preparando para llevarlo a la sala de operaciones, nos dijo:  “Hijos oren, oren mucho para que Dios me conceda vivir un tiempito más ¡para contemplar las maravillas del Creador!”  Dijo eso, con el énfasis que ponía siempre en todo lo que decía.

         En aquel momento, allí sobre un lecho, cubierto sólo por una sábana, con un corazón que ya casi no le trabajaba y tan ancianito… yo sentí una gran admiración por él.  ¡Cómo amaba la vida!  Y cómo apreciaba las maravillas del Creador.  Y de mi corazón surgió esta petición:  “Señor, concédeme vivir como él, una vida tan entusiasta, fructífera, útil y llena de amor, que diga a gritos:  “¡Gracias por el milagro de la vida y de la Creación!”

         Esta poesía de Amado Nervo dice de una manera exquisita, lo que siempre sintió mi padre.

 

ÉXTASIS

Cada rosa gentil ayer nacida,
cada aurora que apunta entre sonrojos,
dejan mi alma en el éxtasis sumida…
¡Nunca se cansan de mirar mis ojos
el perpetuo milagro de la vida!

Años ha que contemplo las estrellas
en las diáfanas noches españolas
y las encuentro cada vez más bellas.
Años ha que en el mar, conmigo a solas,
de las olas escucho las querellas,
¡y aun me pasma el prodigio de las olas!

Cada vez hallo la Naturaleza
más sobrenatural, más pura y santa,
Para mí, en rededor, todo es belleza;
y con la misma plenitud me encanta
la boca de la madre cuando reza
que la boca del niño cuando canta.

Quiero ser inmortal, con sed intensa,
porque es maravilloso el panorama
con que nos brinda la creación inmensa;
porque cada lucero me reclama,
diciéndome, al brillar: “Aquí se piensa,
también aquí se lucha, aquí se ama”.

                                                -Amado Nervo 

5 Comentarios en 'DE NUESTRO ANECDOTARIO…'

  1. Judith Stone Dijo 9. junio 2009 : 12:15 AM:

    Querida Liccy, ¡qué persona tan especial era tu padre! No en balde ustedes son gente así, porque tienen a quien salir. De verdad su vida fue un ejemplo de alegría, entusiasmo y fe, y su energía y optimismo eran contagiosos. Siempre lo amé, porque me inspiraba y me hacía sentir especial desde que yo era un niñita pequeña. Nunca podré olvidar sus alegres carcajadas y su brillante mirada… así como su fe no fingida y su confianza absoluta en Dios.

  2. Yugnelis Dijo 9. junio 2009 : 8:15 AM:

    Es reconfortante saber , que una persona de esa edad y en esas condiciones sintiera tantos deceos de vivir,yo creo que eso es realmente amor a Dios ,pues es el quien da la vida ,y si le estamos realmente agradecidos ,entonces somos felices y siempre tenemos un motivo de alabarlo y querer vivir para El.Que hermoso es tener recuerdos tan bellos de alguien tan querido ,verdad,?que aunque no este ,sigue alumbrando con su luz a muchos .
    un beso Liccita

  3. Milca Dijo 9. junio 2009 : 11:08 AM:

    Licci, casi que no puedo ni escribir un comentario, me siento demasiado emocionada recordando a nuestro querido y amado padre. Como siempre haz escrito algo muy especial. Te quiero.

  4. Merari Dijo 9. junio 2009 : 7:22 PM:

    Liccy gracias por esta belleza de anécdota,
    Así mismo era nuestro querido viejito, yo quiero imitarlo, porque siento que a Dios le debe gustar tanto que nosotros sus hijos estemos agradecidos de que el nos haya dado vida, y por todos los lindos detalles que él tiene para que podamos recrearnos, yo como madre, me sentiría muy triste si alguno de mis hijos no se sintiera bien de haber nacido, y lo comparo con el creador, y le agradezco cada día que me dé, y quiero vivirlo así como mi padre hasta el ultimo día agradeciéndole a Dios el don de la vida.
    Felicidades Liccy y una vez más gracias
    Te quiero

  5. Liccy Dijo 9. junio 2009 : 8:53 PM:

    Gracias amiguitas por sus preciosos comentarios. Yo también las quiero mucho y les mando besos y abrazos.

Enviar Comentario