La Apariencia Sí Importa

4. junio 2009

reloj-de-iglesiaSi eres de los que no se cuidan de lo que puedan aparentar ser, y hablan de esta manera:  “A mí no me importa lo que la gente piense de mí,  Dios sabe que no tengo mala intención”.  Quizás tengas razón hasta cierto punto, porque Dios conoce el corazón del hombre y hay quienes tienen “apariencia de piedad, pero han negado la eficacia de ella”.   Nada haces con tratar de aparentar delante de Él, porque a Dios no lo puedes engañar.  Pero debes recordar que siempre hay alguien que va a buscar en ti un modelo de conducta  (puede ser tu hijo, tu esposo, el que trabaja contigo, o cualquier otra persona que quizás ni imaginas) Entonces la equivocación de ése podría ser tú responsabilidad.

Hubo alguien que lo explicó así:   “A la vista de la ventana de mi oficina, está la torre de una iglesia.  En uno de los lados del reloj, una de las manecillas está rota haciendo que el reloj dé horas inciertas.  Hay personas que no lo saben y son guiadas por él erróneamente.  De corazón, el viejo reloj está bien.  Pero eso no quita la seriedad del hecho que muchas personas han llegado tarde a sus compromisos y han perdido sus trenes porque la cara del reloj no es índice que cuenta todo lo que cubre”.

Y Jesucristo, en el sermón más extraordinario que jamás se haya predicado, dijo:  “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres para que vean vuestras obras buenas y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”.  Eso es lo grande, lo que de verdad debe importarnos.  Que los hombres glorifiquen a Dios por nuestra buena conducta, y que podamos guiarlos a tiempo hasta el puerto eterno.

 

1 Comentario en 'La Apariencia Sí Importa'

  1. Merari Dijo 5. junio 2009 : 11:03 AM:

    Liccy felicidades,
    Qué bueno e importante está este escrito, como todos los que tú haces, sobre nosotros pesa esa responsabilidad que la apariencia si nos importe como hijos de Dios, porque tenemos que ser lumbreras en este mundo lleno de tinieblas y también con los nuestros que no se confundan, gracias por este escrito.
    Te quiero

Enviar Comentario