De Nuestro Anecdotario…

4. abril 2009

El susurro más leve …

           Una niñita dijo a su papá:

          -Yo deseo que tú, de mi parte, le digas algo a Dios, algo que ardientemente le deseo decir.  Mi voz es tan débil, que seguramente El no me podrá oír allá en el cielo.  Pero tú tienes una voz tan fuerte, una voz de hombre grande y seguramente a ti te oirá.

          El padre, cariñosamente tomó a la pequeña en sus brazos y con suma ternura le dijo: 

-Aunque Dios estuviese rodeado de todos sus santos ángeles y éstos estuvieran cantando uno de sus más bellos y dulces cantos que jamás se hubiese entonado antes en el cielo.  El les diría…

-¡Silencio!  ¡Silencio!  ¡Allá lejos, en la tierra, hay una niñita que desea susurrar algo en mi oído…!

 

 

2 Comentarios en 'De Nuestro Anecdotario…'

  1. Judith Dijo 4. abril 2009 : 9:01 PM:

    ¡Qué finura Liccy! Yo siempre me he sentido así con respecto a Dios, que Él me escucha aunque yo ni hable, y durante toda mi vida esto ha sido mi fortaleza y gran felicidad.

  2. Merari Dijo 5. abril 2009 : 1:11 AM:

    Liccy
    ¡Que belleza! igual que Judith yo siempre he sentido que Él me oye aunque yo no hable y así camino con seguridad.
    Gracias por compartir esta finurita con nosotras.

Enviar Comentario